Select Page

En un artículo anterior, vimos cómo los niños aprenden a leer en cada etapa de sus vidas. Hoy quiero presentarte algunos principios que nos pueden ayudar para que nuestros hijos/estudiantes tomen amor por la lectura y desarrollen sus habilidades en el lenguaje escrito.

1. Crear apreciación por la palabra escrita.
Mucho antes de que los niños puedan leer por ellos mismos, deben sentir que leer es algo que les gustaría hacer. Deben desarrollar una apreciación de los placeres del lenguaje escrito y de las muchas formas en que el lenguaje es útil.

2. Desarrollar la conciencia del lenguaje impreso.
Los niños necesitan desarrollar un sentido básico de cómo se ve la impresión de las letras y cómo funciona. Ellos deben aprender a manejar un libro, cómo cambiar las páginas y que las palabras y no las imágenes son las que cuentan la historia. Los niños deben ser enseñados que las palabras están a su alrededor en los periódicos, correos, vallas publicitarias, carteles y etiquetas y, que tienen muchos propósitos que son diferentes y valiosos.

3. Aprender el alfabeto
La familiaridad cómoda y temprana con las letras es fundamental para aprender a leer. Los niños deben aprender los nombres de las letras y reconocer y delinear sus formas correspondientes.

4. Comprender la relación de letras y palabras.
Los niños necesitan aprender que las palabras impresas se componen de cadenas ordenadas de letras y que se leen de izquierda a derecha. Se les debe ayudar a entender que cuando la combinación o el orden de letras cambia, la palabra que se deletrea también cambia.

5. Entender que el lenguaje está hecho de palabras, sílabas y fonemas.
La capacidad de pensar las palabras como una secuencia de fonemas es esencial para aprender cómo leer un lenguaje alfabético. Los niños deben ser conscientes de los bloques de construcción de la lengua hablada. Necesitan entender que las oraciones están formadas por cadenas de caracteres separados de palabras. Deben sentirse cómodos al escuchar y crear rimas. Ellos deben ser guiados a jugar con los sonidos del lenguaje hasta que puedan separar las palabras en sílabas, y las sílabas en fonemas individuales.

6. Aprender los sonidos de las letras.
Cuando hay una familiaridad con las letras y una conciencia de los sonidos de los fonemas, los niños están listos para aprender sobre la correspondencia entre letras y sonidos. Lo más importante en esta primera etapa es ayudar a los niños a comprender que la lógica del sistema de escritura alfabética se basa en estas correspondencias.

7. Pronunciar nuevas palabras.
A medida que los niños aprenden correspondencias específicas de letras y sonidos, se les debe desafiar a usar este conocimiento para pronunciar nuevas palabras en lectura y escritura. Teniendo el hábito de pronunciar palabras desconocidas contribuye fuertemente al crecimiento de la lectura, no solo para principiantes, sino para todos los lectores. Los niños necesitan entender que pronunciar nuevas palabras pueden ser una estrategia para ayudarles a desbloquear pronunciaciones de palabras que nunca han visto, y puede hacer comprensible lo que están leyendo.

8. Identificar palabras impresas de forma precisa y sencilla.
La capacidad de leer con fluidez y la comprensión depende de reconocer la mayoría de las palabras casi al instante y sin esfuerzo. Una vez que el marco para una nueva palabra se ha establecido, a través del sonido y la mezcla de sílabas, la clave para reconocerlo rápidamente y fácilmente es práctica. La práctica más útil es leer y releer textos significativos compuestos de palabras que el niño ya ha aprendido a sondear.

9. Saber patrones de ortografía.
A medida que los niños se vuelven razonablemente capaces de pronunciar palabras al leer y deletrear, es importante que noten las similitudes en su ortografía. La conciencia ortográfica y los patrones que se repiten en las palabras aceleran el progreso en lectura y escritura, mientras que la debilidad del conocimiento de la ortografía es un impedimento para los lectores maduros.

10. Aprende a leer reflexivamente.
Aunque la capacidad de pronunciar palabras es esencial para aprender a leer, no es suficiente. El lenguaje escrito no es solo un discurso escrito. En cambio, el texto trae nuevo vocabulario, nuevos patrones de lenguaje, nuevos pensamientos y nuevos modos de pensar. Cuando el niño aprende a disfrutar y a beneficiarse de la lectura, también debe aprender a tomarse el tiempo para reflexionar sobre estos aspectos del texto.

 

Tomado del documento: Aprender a Leer. Centro Nacional de Mejora de Herramientas de los Educadores, Oregon. Departamento de Educación de los Estados Unidos. Educational Resources Information Center (ERIC)

Comentarios de Facebook